Leyendo ahora
Cómo proteger los datos en la nube

Mantener las contraseñas, la información financiera y otra información personal segura y protegida es cada vez más importante, pero sin duda, se hace necesario utilizar las mejores prácticas para mantener la información personal a salvo, segura y protegida.

Presentamos una recopilación de las mejores prácticas para proteger tu información personal y tus dispositivos de posibles amenazas, especialmente hoy, el Día de la Educación Financiera, actividad central del Plan de Educación Financiera, auspiciado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Banco de España y el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

PROTECCIÓN DE DISPOSITIVOS Y REDES

Cifra tus datos: las herramientas actuales permiten que cualquier persona cifre los correos electrónicos y cualquier otra información.

Haz una copia de seguridad de tus datos: es uno de los consejos de protección de datos más básicos. Se trata de crear una copia de tus datos para que, si un dispositivo se pierde, te lo roban o se compromete, puedas recuperar tu información importante.

Asegura tu red inalámbrica: siempre se recomienda asegurar tu red inalámbrica con una contraseña.

Sobrescribir archivos eliminados: borrar tu información en un dispositivo no significa que realmente se elimine de forma permanente. La única forma de asegurarse realmente de que tus datos desaparezcan para siempre es sobrescribirlos. No olvides eliminar archivos de tus servicios de copia de seguridad además de los que elimines (o sobrescribas) en tus dispositivos locales.

PROTECCIÓN DE DATOS PARA DISPOSITIVOS MÓVILES

Verifica y configura los ajustes de privacidad de las apps: la mayoría de las apps ofrecen ajustes de privacidad para los usuarios, lo que permite determinar cuánto y qué tipo de información se comparte o almacena. Elige siempre la menor cantidad posible de intercambio de datos.

Habilita la ubicación remota y el borrado de dispositivos: si pierdes o te roban tu dispositivo, las aplicaciones de rastreo pueden decirte exactamente dónde está y también te permiten borrar información confidencial de forma remota.

Bloquea tus dispositivos móviles: puedes tomar medidas para proteger tus datos en caso de pérdida o robo de un dispositivo, comenzando por bloquearlo. Configura tu dispositivo para que se bloquee automáticamente después de un período de inactividad.

Deshabilita Bluetooth cuando no lo estés usando: la tecnología Bluetooth ha aportado ventajas increíbles, pero también comporta vulnerabilidades. La única forma de prevenir por completo los riesgos es desactivar la función Bluetooth de tu dispositivo cuando no lo estés utilizando.

Usa un punto de acceso personal: un punto de acceso personal proporciona una alternativa más privada en comparación con el Wi-Fi público.

No uses la misma contraseña para más de una cuenta o servicio: si un pirata informático descifra tu contraseña en un sitio web, de repente la habrá descifrado para varias webs más.

No escribas tus contraseñas: esta es una mala idea, ya que hace que sea extraordinariamente fácil para otra persona robar tu información de inicio de sesión y acceder a tus cuentas sin permiso.

PROTEGER TU DINERO

Regístrate para recibir alertas de transacciones: recibirás estas alertas cuando tu tarjeta haya sido utilizada para una transacción.

Revisa tus estados de cuenta regularmente para buscar transacciones sospechosas. Estate atento a las transacciones pequeñas.

Compra en sitios web familiares: opta siempre por comprar en webs con las que estés familiarizado, en lugar de sitios más pequeños y desconocidos que podrían ser simplemente una fachada para el robo de tarjetas de crédito. Ten cuidado al comprar en línea porque es una de las formas más fáciles de que te roben el número de la tarjeta de crédito. Algunos expertos sugieren mantener una tarjeta de crédito separada con saldo bajo, específicamente para compras en línea.

PROTEGER TUS DATOS EN LAS REDES SOCIALES

No compartas demasiada información en las redes sociales, puede ser peligroso. No publiques información que te haga vulnerable, como tu dirección o información sobre tu horario o rutina.

Personaliza la configuración de privacidad de tus redes sociales: puedes elegir quién puede ver el contenido que publicas y quién puede ver la información de tu perfil. Elige siempre el mayor nivel de privacidad posible.

Ver también

PROTEGER TU PRIVACIDAD EN LÍNEA

Evita transacciones confidenciales en Wi-Fi público: evita realizar transacciones bancarias y enviar otra información confidencial a través de una red Wi-Fi pública.

Utiliza la autenticación de dos factores: es una capa adicional de seguridad que brinda protección en caso de que un hacker descifre tu contraseña. Requiere un segundo paso de verificación, como la respuesta a una pregunta secreta o un número de identificación personal (PIN).

Evita hacer clic en los enlaces de los correos electrónicos: para estar seguro, siempre debes abrir una ventana del navegador y escribir la URL en la barra de direcciones, en lugar de hacer clic en los enlaces de los correos electrónicos. Los correos electrónicos de phishing son una de las formas más comunes en que los piratas informáticos obtienen información personal.

No descargues archivos de sitios web no confiables: el mayor riesgo de descargar archivos de Internet es el archivo en sí. Puede existir la posibilidad de que el archivo que has descargado esté infectado con un virus.

Considera usar un correo electrónico desechable: una cuenta de correo electrónico desechable creada únicamente para un propósito específico y que nunca volverás a usar.

No guardes contraseñas en tu navegador: La práctica común de ‘recordar contraseñas’ en los navegadores es un peligro. De hecho, si alguien obtuviera acceso a tu dispositivo, podría acceder fácilmente a cualquier cuenta para la que haysa almacenado credenciales de inicio de sesión en tu navegador.

Usa más de una dirección de correo electrónico para diferentes contextos: usar la misma dirección de correo electrónico comporta mucho riesgo. Una buena estrategia es utilizar una dirección de correo electrónico distinta para diferentes contextos.

No uses las credenciales de las redes sociales para registrarte o iniciar sesión en sitios de terceros: registrarse en un sitio web o servicio en línea usando tu cuenta social es rápido y fácil, pero hacerlo puede poner en peligro tu privacidad.

Almacena tus datos más confidenciales localmente: en lugar de hacer una copia de seguridad de todos tus datos en la nube, considere hacer una copia de seguridad de tu información más confidencial localmente o en un dispositivo de almacenamiento extra.

Un proyecto de:

© 2022 CECA.
Todos los derechos reservados.

Ir arriba