Leyendo ahora
En qué consiste la banca abierta (open banking) y por qué es tan importante

En un contexto de bajos tipos de interés, donde el futuro de la banca parece destinado a reducir costes y encontrar nuevos modelos de negocio, la banca abierta (open banking) se ha convertido en una de las principales palancas en la transformación digital de las entidades financieras. 

De hecho, más que una oportunidad, la mayoría de expertos creen que los bancos deberán evolucionar hacia el negocio de banca abierta o perderán su papel de intermediarios y, por tanto, también buena parte de sus ingresos. Pero ¿qué es exactamente la banca abierta, por qué es tan importante y cuál puede ser su futuro?

¿Qué es la banca abierta?

La banca abierta es un nuevo modelo que permite acceder a toda la información bancaria de los clientes a través de plataformas abiertas. De este modo, empresas ajenas al negocio bancario pueden disponer de los datos de las entidades bancarias y ofrecer servicios ajustados al comportamiento de los usuarios.

Para la Asociación Bancaria Europea, la banca abierta supone transitar de una banca centrada en los servicios y productos financieros a una centrada en el cliente. De hecho, el modelo de banca abierta permite que los clientes puedan compartir sus datos con aplicaciones elaboradas por proveedores de servicios financieros para que estos puedan ofrecerles servicios  y productos ajustados a sus necesidades e intereses. 

La banca abierta aumenta, por tanto, las oportunidades de negocio para la banca y también para el resto de proveedores de servicios financieros. Pero también para los clientes que se beneficiarán de aplicaciones digitales innovadoras y una mejor experiencia de usuario. Al mismo tiempo, supone un gran reto para toda la industria, que tendrá que enfrentarse a un modelo disruptivo que cambiará por completo el paradigma bancario en un futuro próximo.

¿Cómo funciona la banca abierta?

El open banking es posible gracias a las APIs (Application Programming Interface en inglés o Interfaz de Programación de Aplicaciones). Se trata de un conjunto de definiciones y protocolos que se utilizan para desarrollar el software de las aplicaciones e integrarse con otras.  Dicho de otro modo, son las herramientas con las que cuentan los programadores para poder desarrollar aplicaciones de terceros de una forma sencilla, rápida y transparente.

La banca abierta hace uso de las API que han liberado los bancos después de la puesta en marcha de la directiva PSD2, una normativa a nivel europeo que implica que las entidades financieras tradicionales hayan abierto sus servicios de pagos a terceros con el consentimiento previo del cliente.

Con este marco legal, la Unión Europea establece que la información es de los clientes bancarios y no de las entidades. Gracias a ello, terceras empresas, que no tienen que ser forzosamente bancos, pueden acceder a los datos de los usuarios, siempre y cuando cuenten con su autorización.

La seguridad de la banca abierta

A raíz de esta nueva normativa que regula la banca abierta, uno de los aspectos que más preocupa a los clientes es la seguridad de sus datos. Muchos usuarios se han mostrado recelosos sobre este nuevo modelo, especialmente porque aplicaciones de terceros que a priori no tienen mucho que ver con su banco puedan acceder a información tan sensible como sus cuentas bancarias, sus tarjetas de crédito o sus inversiones.

Pues bien, aunque a priori pueda parecer que la banca abierta pueda vulnerar nuestros datos, lo cierto es que la propia directiva ha incorporado un conjunto de elementos de seguridad que obliga a los bancos y a las firmas de tecnología a ajustar sus sistemas.

Ver también

Uno de estos ajustes es la verificación, que se realizará a través de dos factores, entre los cuales se encuentran una contraseña, código PIN, el número de la tarjeta, el teléfono móvil e incluso el escaneo del iris o la huella digital. Ninguna operación podrá efectuarse sin la utilización de al menos dos de estos elementos, que solo puede realizar el usuario.

¿Por qué es tan importante?

Gracias a la banca abierta, todos los agentes implicados pueden sacar mayor provecho de los datos de los usuarios y de los servicios financieros.

  • Las entidades bancarias, porque hacen un mejor uso de los datos de sus clientes para ofrecer una serie de productos que se adapten a sus necesidades.
  • Los proveedores de servicios financieros, porque podrán lanzar al mercado sus productos de una forma totalmente legal y transparente, además de proporcionar información más actualizada.
  • Los usuarios, porque tendrán la posibilidad de acceder a servicios financieros personalizados ajustados a sus necesidades específicas. Además, se reconoce a los usuarios un mayor control sobre sus datos ya que pueden decidir a quién los ceden. Finalmente, la banca abierta facilita también la gestión de las finanzas personales ya que el usuario podrá tener en una sola aplicación los datos de varias cuentas, tarjetas y productos bancarios de diferentes entidades, sin necesidad de tener que entrar en varias aplicaciones para consultar esta información.

¿Cómo evolucionará en el futuro?

El modelo de negocio de la banca abierta está aquí para quedarse y todo apunta a que generará nuevas oportunidades para la banca tradicional y los nuevos competidores como las compañías tecnológicas financieras conocidas como Fintech.  El  Informe Anual sobre Banca Minorista de Capgemini y EFMA  destaca además que las entidades financieras y las Fintech colaborarán más que competirán para crear mayor variedad de productos y servicios al cliente y avanzar en la construcción de plataformas intersectoriales.

Por otro lado, el informe deja claro que las entidades que no incorporen en su estrategia la tendencia open banking de manera decidida corren el peligro de perder su papel de intermediarios con el cliente. Las que lo hagan, en cambio, podrán configurar servicios innovadores y más personalizados que aporten más valor a los clientes y que generen nuevas fuentes de ingresos para la entidad.

En conclusión, la banca abierta es una de las palancas transformadoras de la banca moderna. Promueve la innovación financiera, situando en el centro al cliente y otorgándole el control de sus datos.

Un proyecto de:

© 2022 CECA.
Todos los derechos reservados.

Ir arriba