En el actual entorno digital son muchas las ocasiones en las que, por nuestra seguridad y para evitar fraudes, debemos certificar que somos quienes decimos ser.

Al contratar un servicio o realizar una transacción, uno de los fraudes más habituales es la suplantación de identidad, y esto afecta tanto a personas como a empresas. Para los ciberdelincuentes resulta más sencillo, económico y rentable que atacar a redes corporativas. Al respecto, los datos de Eurostat  para España son significativos: el 7% de los internautas españoles han sido víctima del robo de su identidad.

Como es fácil imaginar, uno de los sectores más interesados en ofrecer la máxima seguridad en todas sus operaciones es el sector bancario. Más aún en la Unión Europea, donde desde el 31 de diciembre de 2020 está activa la Payments Service Directive (PSD2), normativa que obliga al uso de la doble autentificación en los pagos digitales, añadiendo una capa de seguridad adicional.

Precisamente, como consecuencia de la búsqueda de una manera de aplicar esta directiva sin depender de un dispositivo, y sobre todo sin convertirlo en un proceso incómodo o engorroso para los usuarios, se han desarrollado tecnologías de verificación biométrica como la huella dactilar, el reconocimiento facial, y cada vez más, la biometría por voz.

¿Qué es la biometría por voz?

La biometría por voz es una tecnología de reconocimiento y autenticación que se basa en los rasgos naturales, únicos e intransferibles de la voz humana.

El software asociado a esta tecnología es capaz de reconocer y analizar más de 100 parámetros físicos de la voz (como el tamaño y forma de la laringe y de la cavidad nasal y craneal), pero también de su comportamiento (frecuencia, entonación, acento, etc.).

¿Cuáles son sus ventajas?

Entre las ventajas del reconocimiento por voz frente a otras tecnologías biométricas destacan:

Reducción de costes y omnicanalidad

Sin necesidad de sensores o tecnología costosa (únicamente es necesario que el dispositivo cuente con micrófono), e incluso utilizando computación remota para el procesamiento de la información auditiva, la implementación de la biometría por voz es menos costosa y más sencilla.

Esto facilita la omnicanalidad, es decir, que es posible utilizarla en múltiples entornos, desde aplicaciones móviles hasta páginas web, aplicaciones de chat y en softwares de call center.

Más rapidez y usabilidad

Aunque esto es algo que también comparte con otros sistemas de biometría, el software de reconocimiento de voz destaca por su rapidez.

Con la grabación de tan solo tres segundos, sin importar el idioma ni la frase pronunciada, es capaz de autenticarnos en décimas de segundo. Ni la voz tomada por un resfriado afecta al resultado, ya que en realidad una congestión solo afecta a algunas de entre el centenar de  características analizadas por el reconocimiento de voz.

Quizá una de las únicas barreras que pueden mejorarse aún es la reducción del ruido de fondo, algo que se puede lograr sin necesidad de mejores micrófonos (que siempre son bienvenidos), sino con sistemas de inteligencia artificial y deep learning.

Autenticación remota y precisa

Por la propia naturaleza de la voz y por el hecho de que no se requieran sensores complejos, este tipo de biometría tiene la particularidad que permite una autenticación remota sin barrera tecnológica (puede ser usada con una llamada telefónica), algo que no es posible con otros sistemas de biometría.

Además, muchos productos del mercado tienen una precisión muy alta, de más del 99,5%, gracias a la inclusión de la inteligencia artificial y el machine learning en el software de reconocimiento de voz y a la apuesta de la computación en la nube (liberando a los dispositivos del procesamiento).

Ver también

La biometría por voz en el sector bancario

Con el objetivo de evitar los fraudes por suplantación de identidad y ofrecer una experiencia de autenticación segura y cómoda, cada vez son más las entidades bancarias que incorporan la biometría por voz.

Implementada en sus páginas web y aplicaciones para smartphones, permite la identificación precisa y rápida para realizar todo tipo de transacciones, y puede ser usada para firmar digitalmente los contratos de nuevos servicios cumpliendo con el reglamento de Identificación Electrónica y servicios de confianza eIDAS.

Además, la ventaja antes mencionada de ser una tecnología en remoto resulta muy importante en el caso de facilitar las transacciones a personas mayores o con problemas de movilidad, evitándoles desplazamientos innecesarios pero garantizando la máxima seguridad.

¿Qué impide una mayor implementación de la biometría por voz?

A pesar de ser una tecnología madura y certificada por su alto nivel de fiabilidad y seguridad, parece que su implementación es más lenta de lo que muchos expertos esperaban.

La popularización de asistentes de voz como Alexa o Siri parecía la última barrera que la biometría por voz debía superar, pero lo cierto es que, como en cualquier nuevo sistema de identificación, lo más difícil es convencer a los usuarios de su necesidad, facilidad y seguridad.

Hay aún mucho desconocimiento entre el público general sobre la fiabilidad de estas tecnologías. David Alonso, responsable de Proyectos y Servicios Tecnológicos en Cecabank, destaca que “cada tecnología de reconocimiento biométrico tiene ventajas y desventajas, y su uso se adecua a escenarios concretos, combinándolas habitualmente con otros sistemas para mejorar la experiencia de cliente, robustecer la seguridad y reducir el fraude, todo ello garantizando la protección de los datos del cliente cumpliendo con reglamentos como RGPD”.

En esta línea, entidades como Caixabank apuestan adicionalmente por la biometría conductual. Su plataforma de autenticación utiliza la tecnología más adecuada (dactilar, facial o por voz) no solo en función del tipo de operación, sino también del cliente, e incluso de la situación y el momento concreto.

En el fondo, no se trata de que la biometría facial se convierta en la tecnología definitiva, ni que sustituya a los sistemas de detección facial o dactilar. Lo importante es conseguir que todas estas tecnologías sumen sus bondades para poder desarrollar sistemas de autenticación lo más completos, versátiles y seguros posibles.

Un proyecto de:

© 2022 CECA.
Todos los derechos reservados.

Ir arriba