Leyendo ahora
Open AI: el futuro de la inteligencia artificial es abierto

El código abierto es un fenómeno que abarca cada vez más ámbitos. Su potencial para acelerar la innovación está fuera de toda duda y por ello no es extraño que la Inteligencia Artificial (AI) esté abrazando con entusiasmo el open source.

Aunque el término “inteligencia artificial” apareció por primera vez en 1956, no fue realmente hasta la década de los setenta cuando se empezaron a ver avances en la materia liderados principalmente por las grandes compañías tecnológicas del momento gracias al auge de la informática moderna.

Ya en el siglo XXI, gigantes como Google, Facebook, Microsoft, IBM, Twitter o Amazon innovaron a pasos agigantados desarrollando múltiples utilidades de estas tecnologías computacionales. Algunas de las más conocidas y utilizadas en nuestro día a día tienen que ver, por ejemplo, con la identificación de rostros en fotografías, el reconocimiento de voz con lenguaje natural o las respuestas inteligentes de los buscadores de Internet.

Una tendencia al alza

Pero incluso estas grandes empresas llegan a un punto en el que, a pesar de las enormes inversiones realizadas, encuentran los límites de sus propias innovaciones y desarrollos, y se han dado cuenta de que el futuro de la inteligencia artificial también pasa por el código abierto.

Y es que abrir al dominio público el desarrollo de estas tecnologías resulta clave para acelerar su evolución con la aportación de mejoras de terceros, y nuevas innovaciones que pueden partir de trabajos previos.

Aunque en el detrás de este tipo de  iniciativas subyace, por supuesto, la búsqueda de un beneficio económico empresarial, las compañías son ahora  conscientes de que, huyendo de la guerra comercial, es posible construir tecnologías más poderosas y de manera mucho más rápida, beneficiosa para todos y, evidentemente, también para sus intereses

Algunos grandes proyectos de Inteligencia Artificial Abierta

Desde que los gigantes tecnológicos se han dado cuenta de la importancia de promover y desarrollar la inteligencia artificial de manera abierta, segura y equitativa, son muchas las iniciativas que han ido apareciendo:

OpenAI

Fundada en 2015 por Elon Musk (Tesla), esta organización de investigación sin fines de lucro asegura trabajar para garantizar que la inteligencia artificial beneficie a toda la humanidad.

Algunos ejemplos de proyectos desarrollados por OpenAI hasta la fecha son la plataforma de software Universe (para medir y entrenar a los agentes de IA) o el conjunto de herramientas de machine learning Gym (por ejemplo para controlar los motores de un robot para que este pueda correr y saltar)

Otro ejemplo reciente, que ha generado más expectación y polémica, ha sido el modelo de machine learning GPT-3, un modelo avanzado compuesto de 175.000 millones de parámetros, que ofrece un potencial enorme en el ámbito de las redes neuronales y el lenguaje natural.

DeppMind

Esta empresa de inteligencia artificial inglesa, que fue comprada por Alphabet (Google) en 2014, y al igual que OpenAI, ha abierto sus investigaciones y algoritmos de inteligencia artificial y aprendizaje automático a nivel mundial para resolver más rápidamente los nuevos retos que plantea esta tecnología.

Entre los ejemplos surgidos de DeepMind, destaca DeepMind Lab, una base de código abierto para el entrenamiento de IA o Tensor Flow, el motor de deep learning más utilizado del mundo, capaz de construir y entrenar redes neuronales con el potencial de detectar patrones, correlaciones y similitudes con el razonamiento y aprendizaje humano. Esta plataforma se adapta a multitud de lenguajes de programación, facilitando el desarrollo de aplicaciones.

Fair

El laboratorio de Investigación en Inteligencia Artificial de Facebook está detrás de la mayor parte del desarrollo de PyTorch, la segunda plataforma de IA abierta más usada tras Tensor Flow.

Destaca su ejecución en GPU en la nube (para acelerar los cálculos de aprendizaje automático traspasando la carga de trabajo a servidores externos online), y su interfaz es muy sencilla según los desarrolladores.

Ver también

El impulso de la investigación abierta en IA

Que las grandes tecnológicas apuesten por la inteligencia artificial abierta implica que las investigaciones se publican de forma abierta y gratuita. Esto facilita a informáticos y desarrolladores construir a partir del trabajo generado por otros.

Las investigaciones de OpenAI pueden encontrarse de forma abierta en su página de Research,  así como  solicitud de participación para resolver cuestiones de investigación así como programas de becas.

Por su parte, Deep Mind también ofrece una página dónde recopila las publicaciones de sus investigaciones, muchas publicadas en revistas de prestigio como Nature o Science.

Los dilemas de la Inteligencia Artificial Abierta

Al ser una tecnología muy nueva y en continua transformación, la IA se enfrenta a continuas dudas sobre su seguridad, privacidad y ética.

Aunque todo lo que rodea el código abierto conlleva siempre tiene un aura de revolución y algo positivo, esas dudas también afectan a la inteligencia artificial abierta. Así, por ejemplo, tanto la fuente de los datos como su tratamiento debe velar por la seguridad y privacidad de los mismos, contemplar también aspectos éticos y legales, y evitar cualquier posible sesgo  género, raciales o similares.

En este sentido, y para compartir las mejores prácticas en el ámbito de la inteligencia artificial abierta, en 2016 se creó la organización Partnership on AI, que trabaja por el uso responsable de estas tecnologías.

Conclusiones finales

Aunque en la historia de los avances tecnológicos se han cometido muchos errores, que los actores más influyentes de la industria den pasos a favor de la inteligencia artificial abierta abre la puerta al optimismo.

Evidentemente, no es un camino fácil, y gobiernos y organizaciones deben velar porque las innovaciones sean seguras y éticas. Pero es evidente que la apertura del conocimiento y la investigación es el camino a seguir para una evolución tecnológica que nos beneficie a todos.

Un proyecto de:

© 2022 CECA.
Todos los derechos reservados.

Ir arriba