Leyendo ahora
XDR: nuevo enfoque para la detección de ciberamenazas

Como en otras facetas del crimen, cuando hablamos de la batalla contra los ciberataques, hablamos de una lucha constante en la que los responsables de ciberseguridad no siempre están por delante de los ciberdelincuentes, expertos que no dudan en aplicar las últimas innovaciones para lograr ataques exitosos.

Ante el aumento exponencial de las amenazas, se ha empezado a imponer en organizaciones y empresas la solución de ciberseguridad XDR, un nuevo enfoque que contempla muchas más capas.

Detección y respuesta extendida (XDR)

Las siglas en inglés XDR hacen referencia a Xtended Detection and Response. Así pues, esta solución de ciberseguridad es la evolución de los sistemas de respuesta y detección de ciberamenazas que se han utilizado hasta ahora. En lugar de limitarse a una sola capa de seguridad, detección y respuesta, su campo de acción es global, incluyendo todas las capas de un entorno tecnológico.

Otras soluciones como EDR (Endpoint Detection and Response), que se centra solo en puntos finales y en la correlación de eventos hasta ellos, y NDR (Network Detection and Response), que se focalizan en las redes de transmisión, continúan siendo útiles, pero requieren más tiempo, generan falsas alertas y, con ello, más costes de mantenimiento y administración.

En cambio, en un sistema XDR es posible recopilar y vincular datos de varias fuentes, puntos finales, redes, usuarios, etc., identificando desde un sistema centralizado muchas más amenazas, y obteniendo una imagen más completa y precisa.

¿Cómo funcionan las soluciones XDR?

El funcionamiento de un sistema XDR de ciberseguridad tiene características que permite una actuación mejorada en diversas fases:

Detección y análisis avanzado

El sistema de detección de amenazas obtiene información de una gran variedad de fuentes, internas y externas, y el análisis se realiza mediante algoritmos de inteligencia artificial y machine learning.

Así, el sistema es capaz de mejorar la capacidad de detección con el tiempo, aprendiendo del historial de ataques e incluso de ataques a otros sistemas. Esta capacidad de detección avanzada permite descubrir las amenazas con más rapidez, incluso antes de que se produzcan (análisis predictivo), y ofrecer de esta manera una respuesta más rápida.

Una vez detectados los eventos sospechosos, un sistema XDR determina con mayor precisión la gravedad de la amenaza. Esta investigación permite reducir los falsos positivos y no destinar recursos innecesarios a luchar contra amenazas inexistentes.

Sistema centralizado, respuesta más rápida

Todo en un sistema XDR está preparado para facilitar acciones mucho más rápidas ante un ciberataque. Al ser un sistema centralizado, los datos y alertas se cruzan, y el análisis se simplifica. De esta manera, se aceleran los tiempos de respuesta.

Para conseguir que sea una solución que mejore cada día, XDR utiliza machine learning. Con cada ataque y su consecuente análisis y respuesta, el sistema se fortalece y es capaz de detectar más amenazas con más rapidez.

Además, del mismo modo que la detección tiene en cuenta múltiples fuentes, la respuesta también puede ser múltiple, activando diferentes soluciones al mismo tiempo.

Sistema escalable… y automatizable

Por definición, una solución XDR no solo tiene una alta capacidad de integración con todo tipo de sistemas de ciberseguridad, sino que es adaptable a las necesidades presentes y futuras de las organizaciones y empresas, en parte gracias a la utilización de computación en la nube que hace innecesaria la inversión en costosos equipos.

Además, su eficacia se basa también en la automatización. Los sistemas más avanzados de XDR son capaces de realizar por sí mismos gran parte de las tareas de detección y respuesta, y eso se acaba traduciendo en una mayor  productividad a un menor coste.

¿Cuáles son las principales ventajas de las soluciones XDR?

Estas son algunas de las principales ventajas de un sistema de ciberseguridad basado en XDR:

Mayor visualización de las amenazas

Combinando múltiples fuentes que contemplan todos los rincones de una red corporativa susceptibles de ataque, un sistema XDR no solo obtiene más información, sino que ésta se traduce en una visión lo más completa posible del estado de ciberseguridad.

Ver también

Esta capacidad de visualizar el máximo número de amenazas facilita también una localización más rápida de los presuntos atacantes y, como ya hemos comentado antes, una respuesta más ágil para solventar el problema.

Más prevención, más protección

Con este sistema, las ciberamenazas más sofisticadas y ocultas lo tienen más complicado. Gracias a la inteligencia artificial y el machine learning, es posible ejecutar un seguimiento más completo y continuo que incluso puede llegar a prevenir futuros ataques.

Mayor control para más seguridad y productividad

Al tratarse de plataformas centralizadas, es posible tener un mayor control de todos los aspectos que implica la ciberseguridad, y esto incluye la verificación constante de quién entra y sale del sistema.

Este sistema centralizado permite, a su vez, optimizar los recursos y aumentar la productividad de los servicios de ciberseguridad.

Un sistema potente, pero no perfecto

Aunque vistas las ventajas es evidente que las soluciones XDR son mucho más completas y eficaces que sus predecesoras, ningún sistema es infalible.

Entre las dificultades a las que se enfrenta para convertirse en la solución más utilizada por organizaciones y empresas están su complejidad operativa y una implementación que no siempre es sencilla.

Así, más allá de la teoría, las soluciones XDR han de integrarse totalmente en el sistema final y deben ser fáciles de utilizar y de actualizar.

Lo que está claro es que, ante amenazas más avanzadas y complejas, resulta imprescindible una solución como esta, unificada, automatizada y mucho más completa.

Un proyecto de:

© 2022 CECA.
Todos los derechos reservados.

Ir arriba