Leyendo ahora
La brecha digital para las personas mayores

El 17 de mayo, se celebra el Día Mundial de Internet. En España el lema de este año es “Internet para las personas mayores y el envejecimiento saludable”. El objetivo: denunciar la brecha digital que existe para este colectivo y, al mismo tiempo, lanzar ideas que faciliten el acceso y uso de las nuevas tecnologías, herramientas imprescindibles que pueden ser de gran ayuda.

Por ello, desde Nuestros Datos Seguros queremos aprovechar la ocasión para poner el foco en las dificultades digitales con las que se encuentran las personas mayores.

La digitalización, tan imparable como la tendencia demográfica

Que el envejecimiento de la población mundial es un hecho lo tienen claro todos los países. Se calcula que en 2030 una de cada seis personas tendrá 60 años o más, y el número de personas mayores de 80 años se triplicará entre 2020 y 2050. De hecho, según el INE, en España el colectivo de las personas mayores ya supone el 20% del total de la población.

Al mismo tiempo, y como hemos comentado en numerosas ocasiones en este blog, la acelerada digitalización es un fenómeno imparable, una auténtica revolución que afecta a prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas personales y profesionales.

El problema es que estos dos fenómenos parecen crecer en direcciones opuestas en lugar de evolucionar en paralelo de manera positiva. Desde una visión tecno-optimista, la digitalización debería ser un elemento transversal y vertebrador, que facilitara la vida de todos nosotros (sin olvidarse de las personas mayores).

De hecho, son muchas las ventajas que este colectivo podría conseguir con la digitalización: desde una mayor y mejor comunicación social, más seguridad e independencia gracias a la geolocalización, pasando por servicios de telemedicina y teleasistencia, y también beneficios más lúdicos como el aprendizaje autónomo o la diversión digital.

Pero la digitalización también tiene sus efectos adversos sobre todo para aquellas personas que carecen de las habilidades digitales o de los recursos tecnológicos necesarios para desenvolverse con soltura en el entorno digital. Nos referimos a la brecha digital, un fenómeno que afecta a distintos colectivos dependiendo de factores como los niveles de renta o la educación pero que suele afectar especialmente a las personas mayores.

Brecha digital y personas mayores: el estado de la cuestión en España

Si nos fijamos en las capacidades digitales de nuestros mayores, según datos de Eurostat y el INE, casi el 50% de las personas entre 65 y 74 años que utilizan Internet tiene habilidades digitales bajas.

En cuanto a su acceso a los recursos tecnológicos, el mismo informe destaca que el 47% de las personas mayores que no pueden acceder a internet no tienen ni ordenador ni tablet, y que el 33% no tienen dispositivo móvil con acceso a Internet.

Respecto al uso de las herramientas digitales e Internet, la comunicación con familiares y amigos es lo, más habitual (un 85% de los mayores lo utiliza para esto). También destacan las funciones de informarse (80%), así como las gestiones bancarias (55%) y sanitarias o sociales (52%).    

Las gestiones digitales: un calvario para las personas mayores

Según el barómetro de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UPD), más del del 25% de las personas mayores en España no pueden hacer gestiones cotidianas (sanitarias, administrativas, compras, bancarias, etc.). En estos casos la digitalización en lugar de romper barreras parece haber añadido obstáculos.

Además, la vulnerabilidad digital de las personas mayores las convierte en un objetivo fácil para los hackers. Según datos del INE, apenas la mitad de las personas de entre 65 y 74 años cuentan con software de seguridad en sus dispositivos, y los ciberataques y ciberestafas les afectan en mayor medida que al resto de la población.

La banca, pionera en la puesta en marcha de medidas para paliar el impacto de la brecha digital en las personas mayores

Aunque ,como hemos visto, la brecha digital puede suponer un obstáculo en el acceso a distintos servicios tanto del ámbito público como privado, la banca ha sido el primer sector en poner en marcha un plan de choque para paliar el impacto de la exclusión digital en sus clientes de más avanzada edad.

Se trata de un decálogo de medidas concretas que van a permitir reforzar el servicio a las personas mayores e impedir que se queden atrás ante el avance de la digitalización bancaria.

Ver también

Entre éstas destacan la mejora de la usabilidad de las aplicaciones y los cajeros automáticos , el trato preferente de los clientes seniors en las oficinas y en la atención telefónica, la formación del personal de oficinas para atender de manera específica las necesidades de los mayores o la ampliación de los horarios de caja.

Las entidades bancarias también se han comprometido a promover acciones de educación financiera con especial foco en el desarrollo de las habilidades digitales de las personas de más de 65 años.

La formación (y el acompañamiento) como soluciones

El diagnóstico está claro y puede resumirse en una constatación: muchos mayores tienen móvil, pero no saben usarlo para gestiones diarias e importantes. Falta confianza y paciencia, y existen muchas dudas y miedo a equivocarse.

Por lo tanto, y más allá de facilitar la adquisición de dispositivos o el acceso a Internet a un precio asumible, una de las claves para reducir esta brecha digital es la capacitación y formación. Para ello sin duda serán necesarias políticas públicas que afronten este desafío con decisión y ambición.

Hijos y otros familiares son imprescindibles para el día a día digital de las personas mayores. Pero aunque el acompañamiento no es negativo, para algunas personas puede llegar a ser humillante el hecho de no ser completamente autónomos. Por esa razón, la alfabetización digital es tan importante: porque impulsa el empoderamiento y la autonomía.

En este sentido, destacamos una vez más el programa Funcas Educa de educación financiera, que en los últimos tres años ha invertido más de 12 millones de euros de los cuales, una tercera parte, se han dedicado a la capacitación de los colectivos más vulnerables digitalmente.

#ManifiestoMayoresDigitales: 10 medidas para facilitar el acceso

Finalizamos este artículo volviendo al principio. Y es que en el Dia de Internet 2022 queremos destacar el manifiesto que han suscrito más de 50 organizaciones para poner en valor Internet y las nuevas tecnologías y en el que se proponen  medidas para facilitar el acceso y el uso de las tecnologías digitales a las personas mayores y contribuir así a su empoderamiento. Os invitamos a consultarlas.

Un proyecto de:

© 2022 CECA.
Todos los derechos reservados.

Ir arriba