Leyendo ahora
Big Data y e-commerce: cuando los datos equivalen a ventas

El concepto de Big Data no ha dejado de evolucionar hasta alcanzar la gran relevancia que tiene en nuestros días. Aparecido por primera vez en la década de los 90 en Estados Unidos a raíz de un artículo del informático John Masey, actualmente es el ‘oro’ no tangible de este mundo. Y el ámbito del e-commerce es uno de los más beneficiados de ello.

La importancia de interpretar los datos más allá de recolectarlos

Para que nos hagamos una pequeña idea, se calculó que en el año 2020 cada persona generamos 1,7 Mb por segundo, lo que equivale a 2.5 quintillones de bytes por día alrededor del mundo, lo que numéricamente se escribe así: 2.5 seguido de 30 ceros, (2.500.000)5 o 2.5×1030.

Pero ¿de qué sirven tantos datos? ¿Es suficiente con recolectarlos y tenerlos en nuestro poder?

Más allá de almacenar, la clave está en el correcto procesamiento y análisis de los miles de datos disponibles en un determinado momento. En realidad, el valor real de todo este Big Data recae en dar luz, en hacer visible y facilitar la comprensión.

¿De qué manera el Big Data puede ayudar al e-commerce?

En el ámbito del e-commerce esto se traducen en aplicaciones y ventajas como las siguientes:

Entender a los clientes y visitantes

En el mundo offline, en una tienda física o en un comercio minorista, la interacción con los clientes ofrece información útil sobre sus preferencias y necesidades. Además, las diferentes distribuciones de los productos en el establecimiento permiten sacar conclusiones sobre aquello que mejor funciona y lo más vendido.

De igual manera, una tienda online ofrece infinidad de datos útiles que permiten optimizar el diseño y configuración de la tienda, aplicar promociones exclusivas e incluso hacer mejores previsiones del stock. Los datos, además, no son generados exclusivamente por los clientes, sino que cualquier persona que visite nuestra web y navegue por ella ya nos está proporcionando información útil.

La analítica muestra de cada web qué es lo más relevante para esos visitantes, dónde pasan más tiempo y qué no les gusta o no es accesible. Y, evidentemente, esto es de gran ayuda para los negocios.

Optimizar las ventas…y predecirlas

La lucha por hacerse con el precio más ajustado (lo suficientemente atractivo, bajo y rentable) es clave en un comercio. ¿Pero cómo saber qué decisiones son las mejores? ¿Qué está haciendo nuestra competencia?

Imaginemos una situación muy habitual en la venta online: un visitante de nuestra tienda recuerda el precio que se le ha mostrado y al día siguiente, si la competencia ha aumentado el valor y la herramienta que controla el precio de nuestra web también lo ha hecho, ese visitante podría mostrar su disconformidad.

En el e-commerce, la clave está, de nuevo, en el Big Data. Ya existen multitud de herramientas y programas que comparan a tiempo real los productos de nuestra tienda con esos mismos productos de las webs de la competencia, pudiendo incluso ajustar el precio ligeramente por debajo. De este modo, si los potenciales clientes consultan diferentes tiendas online, tendremos mayor ventaja competitiva y, por lo tanto, más posibilidades de llevarnos la venta.

Contratar publicidad hipersegmentada

Gracias a sus conocidos y controvertidos algoritmos, gigantes como Facebook o Google saben, entre otras muchas cosas, qué porcentaje de intención de compra tiene cada usuario y qué temáticas son las que mejor impactan en él.

Ese Big Data de carácter comercial les permite vender publicidad personalizada al máximo, lo que asegura un retorno en forma de compras.

Cuanto más saben de nosotros, más fácil es que nos muestren algo que nos interesará. Esto pone al alcance de cualquier negocio online publicidad realmente útil.

Si a los datos de navegación y compra disponibles gracias a la propia plataforma de e-commerce le sumamos la posibilidad de contratar publicidad online hipersegementada, las posibilidades aumentan exponencialmente. De hecho, los anuncios personalizados acaban significando un incremento de entre el 10 y el 30% de las compras.

Ver también

Mejorar la gestión logística

En relación con el apartado logístico, la digitalización implícita en el e-commerce facilita enormemente la gestión logística, pudiendo automatizar gran parte del trabajo gracias a herramientas de machine learning que “digieren” a tiempo real los datos que genera cada segundo la actividad del negocio online.

Gracias al Big Data los productos que hay en un almacén pueden estar controlados en todo momento. En la práctica, esto significa agilizar el procesamiento de los pedidos y la gestión del stock.

Además, esto también ayuda a dirigir las visitas a productos concretos según las necesidades de la empresa, lo que ayuda a sacarle partido a unos artículos que, por la razón que sea, no tienen tanta salida o visibilidad.

Los beneficios del Big Data para los clientes bancarios

Que el Big Data y su correcta gestión y análisis es clave para el éxito de un negocio online está claro. ¿Pero cómo podemos beneficiarnos como clientes de toda la información que generamos con nuestra actividad?

Un claro ejemplo de las ventajas que aporta una correcta gestión de los datos del cliente lo encontramos, una vez más, en el ámbito bancario. La banca pone a nuestro servicio nuestros propios datos para ayudarnos a entender mejor nuestra situación financiera y en qué y cómo gastamos nuestro dinero.

De esta manera, son muchos los bancos que, gracias a la gestión del Big Data, ayudan a sus clientes, a tomar mejores decisiones con sus finanzas personales.

Un proyecto de:

© 2022 CECA.
Todos los derechos reservados.

Ir arriba